sbt naturaleza moda

La industria de la moda se alinea con los Objetivos Basados en la Ciencia para restaurar la naturaleza

Publicado el 21 - agosto , 2023

La pérdida de biodiversidad es, junto con el cambio climático, una de las amenazas más grandes a las que nos enfrentamos.  Es por ello que la Iniciativa de los Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi), adoptando un enfoque similar a la iniciativa Science Based Targets centrada en el clima, las pautas de SBTN establecen una serie de principios para establecer objetivos para reducir los impactos corporativos en los ecosistemas marinos y terrestres.

La industria de la moda tiene un fuerte impacto en la abundancia y calidad de la biodiversidad en el planeta pero varios estudios reflejan que el avance de las marcas en sus esfuerzos para proteger la biodiversidad son muy limitados.

 

Los Objetivos Basados en la Ciencia (SBT)

El espacio operativo seguro para la humanidad, o el concepto de límites planetarios, está definido por nueve límites planetarios que representan los nueve sistemas de soporte vital de la Tierra, que regulan la estabilidad de todo el planeta. Cruzar estos límites, por ejemplo a través del cambio climático, la extinción de especies o la destrucción o degradación de los ecosistemas, aumenta el riesgo de causar un estado de daño ambiental del que no podemos recuperarnos, y eso tendrá impactos significativos para la humanidad.

Los objetivos basados en la ciencia (SBT, por sus siglas en inglés) son un marco y un proceso para que las empresas alineen sus acciones individuales de sostenibilidad con los objetivos ambientales acordados a nivel mundial. Los SBT más conocidos se diseñaron para luchar contra el cambio climático y, a día de hoy, más de 900 empresas ya se han comprometido a tomar medidas climáticas basadas en la ciencia en línea con el Acuerdo de París, cuyo objetivo es estabilizar el calentamiento de la Tierra a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales.

Ahora se están desarrollando SBT para problemas ambientales que van más allá del clima.

Objetivos globales para la naturaleza

Los SBT para la naturaleza van más allá de la acción climática para proporcionar soluciones sistemáticas para reducir el riesgo de pérdida de la naturaleza en cuatro áreas clave: agua dulce, biodiversidad, tierra y océanos. Estos nuevos SBT están siendo desarrollados por Science Based Targets Network, un gran consorcio de organizaciones junto con las mismas organizaciones fundadoras que la Iniciativa de objetivos basados en la ciencia para el clima (WWF, UN Global Compact, WRI y CDP).

Los objetivos globales generales para la naturaleza estarán diseñados para mantenernos dentro de los límites planetarios.  El marco mundial posterior a 2020 proporciona un marco orientado a los resultados para el desarrollo de objetivos y metas nacionales o regionales. El proyecto de objetivos actual del CDB destaca tres dimensiones clave de la biodiversidad:

  • Área, conectividad e integridad de los ecosistemas
  • El porcentaje de especies en peligro de extinción
  • La abundancia de especies

 

El reto es traducir los objetivos globales en objetivos justos y proporcionados específicos de la empresa. Esto significa que los objetivos globales deben reducirse (por ejemplo, por tipo de ecosistema) para que los objetivos específicos de la empresa puedan identificarse en función de la actividad y la huella de la empresa. A diferencia de los SBT para el clima, que se miden en unidades estándar de carbono y son aplicables a nivel mundial, no existe una única unidad de medida para los SBT para la naturaleza, ya que la naturaleza es geográficamente diversa y localmente compleja.

Existen medidas bien conocidas para evaluar las dimensiones clave de la biodiversidad del CDB, incluso a través de cadenas de valor complejas. Métodos como la métrica STAR (Species Threat Abatement and Restoration) y un enfoque de ocupación de la tierra juntos pueden capturar las dimensiones clave de la biodiversidad y es probable que sean ampliamente adoptados.

 

Un estándar adaptado a la industria de la moda

LVMH, Kering, L’Occitane y H&M Group se encuentran entre las 17 compañías globales que están probando los primeros objetivos basados en la ciencia para la naturaleza, cuyo objetivo es guiar los esfuerzos corporativos en torno a la conservación y restauración de la naturaleza. Podría ser un momento decisivo para la relación de la moda con la naturaleza y para las marcas con ambiciosos objetivos de sostenibilidad. Las empresas de indumentaria tienen el beneficio de una nueva base diseñada específicamente para el sector de la moda. Desarrollado por el Fashion Pact, en conjunto con el Instituto Cambridge para el Liderazgo Sostenible y la organización benéfica ambiental Conservación Internacional, el manual de 30 páginas promete ayudar a las marcas de moda a “abordar la pérdida de la naturaleza, sin importar dónde se encuentren en su camino hacia la sostenibilidad. ”.

La base del marco de asesoramiento es un proceso de gestión de cinco pasos: evaluar (es decir, identificar los impactos materiales y las dependencias de la naturaleza); interpretar y priorizar (definir lugares para la acción); medir, establecer y divulgar (determinar líneas de base y objetivos relevantes); actuar (es decir, desarrollar “planes de acción fundamentados”); y seguimiento (es decir, informes contra el progreso).

El veredicto del Fashion Pact es que el piloto SBTN en sí mismo marca un hito importante en la integración de la naturaleza y su protección en las políticas corporativas y estrategias comerciales. En la actualidad, solo una docena de los 61 miembros de la organización tienen una estrategia de biodiversidad.

Sin embargo, un ecosistema no es lo mismo que otro. Por obvio que este punto pueda ser, las enormes diferencias en la vida animal, vegetal y microbiana de un lugar a otro ha presentado un obstáculo tanto para los creadores de estándares globales como para las marcas internacionales.

La solución de SBTN es pedir a las empresas que mapeen sus cadenas de suministro en una lista de ocho productos básicos de «alto impacto». El sector de la confección está expuesto a los ocho, pero tres tienen especial relevancia: el algodón, el cuero y la celulosa, que se deriva de la pulpa de madera disuelta y se utiliza para crear fibras regeneradas como la viscosa, el lyocell y el acetato.

Luego, se requiere que las empresas participantes cotejen la fuente de su suministro de estos productos básicos con áreas en riesgo de deforestación, contaminación marina u otras formas de agotamiento de la biodiversidad.

El proceso está diseñado para determinar las zonas geográficas de alto riesgo que las empresas individuales deberían priorizar, explica Virginia Borcherdt, coordinadora del programa de moda sostenible de Conservación Internacional.

“La priorización puede ser un desafío. Las empresas tienen muchas prioridades que administrar cuando se trata de ser una fuerza positiva para las personas y el planeta (así que) esta guía brinda un marco general sobre cómo comenzar a evaluar su impacto, priorizar y obtener recursos”, afirma.

Aquí, los datos prometen desempeñar un papel fundamental. Incluso en la etapa inicial de mapeo, la disponibilidad de información geolocalizada sobre los puntos críticos de la naturaleza y la producción de productos básicos ofrece un nivel de visibilidad que antes  han sido imposibles.

A pesar de todo el extenso trabajo preparatorio y las consultas realizadas tanto por SBTN como por Fashion Pact, la capacidad de las empresas para medir y gestionar con precisión su impacto en la biodiversidad sigue estando lejos de ser una ciencia exacta. Como señala acertadamente Nicole Rycroft, directora ejecutiva de Canopy, la biodiversidad no es tan “amigable con los KPI” como el carbono. Como resultado, argumenta, «la biodiversidad se ha deslizado por las grietas (a pesar de) la increíble superposición entre el paisaje rico en carbono y los paisajes biodiversos».

En cierto sentido, el desarrollo de SBTN en paralelo con SBTi marca un intento de corregir este desequilibrio histórico entre el clima y la naturaleza en las estrategias de gestión empresarial.  La esperanza del Fashion Pact es que H&M, Carrefour y Kering puedan impulsar ese cambio no solo estableciendo objetivos claros sobre la naturaleza, sino también demostrando acciones significativas para cumplirlos, y que el resto de la industria siga su ejemplo.

 

Ester Xicota

Soy Ester Xicota y tengo más de 15 años apoyando organizaciones en su transición a la sostenibilidad. Trabajemos juntos para diseñar un plan de transformación a la sostenibilidad y la economía circular que sea rentable para tu empresa y positivo para la sociedad y el medio ambiente.

Notas relacionadas

carta abierta a la UE contra PEF en Green Claims Directive
Green Claims Directive: ¿Favoreciendo la Moda Rápida en Detrimento de Ganaderos y Agricultores?
Consumidores moda preocupados por sostenibilidad
¡Atención marketeros! No todas las personas valoran igual la sostenibilidad
influencers muestran cómo se hace la ropa
¿La nueva obsesión de TikTok? Las fábricas de moda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies