¡Me muero por este polo!


Estoy segura que alguna vez has dicho eso a una amiga o alguna persona en la calle o, la típica, delante del escaparate de una tienda.

Pero habrías pensado alguna vez que de verdad alguien habría podido  morir por ese polo, esa chompa o pantalones?

Pues amiga, esto es más normal de lo que te puede parecer.

Hace un par de semanas hubo una nueva revuelta en Bangladesh después de que la policía usara cañones de agua y gas lacrimógeno contra cientos de trabajadores del sector textil que estaban en huelga de hambre desde hacía un mes para reclamar el pago de sus salarios retrasados y un bonus de vacaciones

Como les comento, este no es un hecho aislado sino que hace décadas que tenemos problemas de explotación y malas condiciones de trabajo. El tema tomó proporciones descomunales en los medios de comunicación de todo el mundo después del accidente del Rana Plaza (Dahka, Bangladesh).

Para los que no están enterados, este es el accidente industrial más grande de la industria textil. No es el primero ni el único pero sí ha sido el más sonado y el de mayor relevancia internacional.

Debido a las malas condiciones de los edificios y las inútiles inspecciones de los organismos locales, el 24 de abril el edificio de 7 plantas se derrumbó con todos sus trabajadores dentro. El balance de muertos ascendió a unos 1.127 además de 2.500 heridos, muchos de ellos gravemente heridos.

Fuente: www.elpais.es

Dhaka_Savar_Building_Collapse
Perspectiva del derrumbe del edificio de Rana Plaza

 

Los accidentados estaban cosiendo prendas para marcas tan conocidas como Primark, Benetton, El Corte Inglés, Inditex, Mango, H&M, GAP, Le Bon Marché, C&A, KIK, Piazza Italia. Sears/Kmart, Enyce (SeanJean), Disney y muchas otras (aunque hay que decir que muchas de estas marcas niegan producir ahí)

Algunas de estas empresas reaccionaron rápidamente (Inditex y H&M entre ellas), se reunieron e iniciaron acciones para compensar a las víctimas.

Por otro lado, la mayoría de empresas americanas rehusaron pagar ninguna compensación y no asistieron a las reuniones.

Empresas españolas como Mango o Phantom Tac (sociedad conjunta entre Phantom Aparel de Bangladesh y la española Textil Audit Company, de Tarragona) que ocupaba 2000 metros cuadrados en la fábrica siniestrada también negaron estar produciendo ahi y no tomaron responsabilidades.

Para más información sobre el accidente, les recomiendo este documental de la CBC en Canada (en inglés).

Pero Bangladesh no es el único lugar.

Muchos países de Asia pero tambien de África y América Latina producen sin cumplir los estándares mínimos de los países, o de los derechos humanos. Más a mano te queda mirar la serie en español de 5 episodios llamada SWEATSHOP que recoge la experiencia de 3 jóvenes bloggeras noruegas que viajan a Camboya para conocer la realidad de trabajadores  que fabrican ropa para las grandes marcas.

Muhimu recoge un resumen de la experiencia de estas tres bloggeras y nos da información de gran valor sobre el tema.

En la actualización de 1 de septiembre (en el mismo post), la web recoge la carta que H&M España envió a Muhimu para dar su visión. En ella informa que  “H&M y otras marcas están haciendo un extensivo trabajo para por ejemplo conseguir sueldos justos, promoviendo los derechos de los trabajadores, así como lugares de trabajo saludables y seguros.” 

También denuncia que “Pese a que H&M es mencionado en el programa, no hemos sido contactados, durante el transcurso de la grabación no se han visitado ninguno de los proveedores de H&M, ni se ha hablado con nosotros sobre nuestra labor en sostenibilidad ni sobre ninguno de nuestros esfuerzos en este sentido”.

El rol de las empresas

Mientras aún sigue la lucha para cobrar las indemnizaciones y evitar que sigan ocurriendo estas estrategias, es hora de reflexionar sobre las estrategias que tienen estas empresas para, por lo menos, evitar que desastres como este ocurran otra vez.

Las marcas pueden responder de tres maneras:

Manifestación después del accidente en Rana Plaza
Manifestación después del accidente en Rana Plaza
  1. Olvidar las políticas de Responsabilidad Social y moverse a explotar a los trabajadores allá donde sea barato y contando que los consumidores ignorarán la sangre que derraman sus polos o sus pantalones.  Esta es una estrategia muy seguida por empresas medianas como pueden ser Phantom-Tac por ser casi desconocidas pero es poco probable que una gran empresa siga esta estrategia.
  2. Seleccionar fábricas y proveedores de países donde se cumplan los estándares de seguridad, salud y dignidad, no sólo del país sino también del código de conducta y ética de la empresa. Esta estrategia reduce considerablemente los riesgos y es la más adecuada probablemente para pequeños retailers que no tienen la capacidad de  control y vigilancia de sus proveedores.
  3. Por último, la otra estrategia es quedarse y tratar de cambiar las cosas. GAP y Walmart entre otros habían empezado a trabajar en estos aspectos antes del desastre pero siempre existen dificultades que ralentizan su implementación y la inevitable realidad de los empresarios y políticos corruptos.

Para nosotros los consumidores…

Nos quedan pocas alternativas, pero las hay. Una de ellas es estar muy muy atentos a todos estos temas a la hora de elegir nuestras marcas. En todo momento, preguntar por todo a las vendedoras, a las marcas, etc.

El ejemplo de Anniken Jorgensen, una de las blogeras noruegas que visitaron Camboya, es interesante. Ha tomado acción y está molestando fuertemente a H&M.  Porque está en Noruego no puedo valorar la calidad de su contribución, pero cualquier acción social que muestre interés en las prácticas de las empresas es de alta importancia.

Anniken Jorgensen. La blogger que trae de cabeza a H&M
Anniken Jorgensen. La blogger que trae de cabeza a H&M

Existe una iniciativa internacional llamada Fashion Revolution que lo que busca es alzar la voz y crear conciencia en la sociedad sobre la necesidad de comprar ropa más consciente y de decirles a las marcas que la sociedad está vigilando y pidiendo cambios. Fashion Revolution celebra cada 24 de Abril (aniversario del accidente) eventos en más de 60 países de todo el mundo. También existe Fashion Revolution Perú con una iniciativa incipiente para conmemorar este día y pedir un cambio.

Campaña Fashion Revolution 2015

 

Otro consejo es… no nos obsesionemos. El mundo no es perfecto y nosotras tampoco. Hay que preocuparse y buscar alternativas, pero no debemos obsesionarnos en estar limpias de todo. Comprar sostenible es aún complicado pero también es verdad que, aunque todo va muy lento (demasiado a veces), el cambio está ocurriendo. Más y más marcas están produciendo más sosteniblemente, másy más gobiernos limpian la corrupción en sus países y más y mejores tecnologías aparecen para hacernos la vida un poco más fácil.

Este blog es un esfuerzo por ayudar a entender las complejidades de la sostenibilidad en el mundo de la moda y aportar conocimiento y capacidad crítica. Estoy en un intensivo trabajo para encontrar marcas bellas y sostenibles en el Perú y en Barcelona que sean una opción para todas nosotras. Pronto te doy más noticias.

[mc4wp_form]


Comments (8)

  1. Elisabet (reply)

    21/09/2014 at 05:05

    Felicidades por este blog.
    Es muy triste que para que nosotros vistamos bien, haya multitud de gente que muera. Creo tendríamos que empezar a mirar etiquetas y dejar de comprar, ¿pero son tantas las marcas y tanta la corrupción?,
    Como tu dices, no tenemos que obsesionarnos, pero si empezar a tomar consciencia y mirar lo que compramos.
    Felicidades otra vez,

  2. Pingback: 4 efectos desastrosos del cambio climático en la industria de la moda – magneticabcn

  3. Pingback: 4 impactos del cambio climático en la moda » Notas Del Medio Ambiente

  4. Pingback: Fashion Revolution Perú

  5. Pingback: 5 Razones por las que el Fast Fashion es mal negocio

  6. Pingback: Fashion Revolution Day 2016 | magnetica - Moda, Sostenibilidad y Tecnología

  7. Pingback: Fashion Revolution 2015 | ExpokNews

  8. Pingback: 5 razones por las que el Fast Fashion es mal negocio | ExpokNews

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *