HSBC Sri Lanka, el banco más grande de Sri Lanka y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) están trabajando juntos para crear una «estrategia de transición al desarrollo bajo en carbono» para el sector del vestido Sri Lanka.

Las prendas son actualmente la principal exportación de Sri Lanka. En 2018, las ganancias de las exportaciones de prendas de vestir superaron los $ 4.9 mil millones, un aumento del 3.6% respecto al año anterior. Aproximadamente el 80% de su producción se envía a Europa, y el resto a los Estados Unidos, aunque el interés de los compradores estadounidenses puede crecer como resultado de la guerra comercial con China.

Finanzas para un desarrollo sostenible

Las Finanzas sostenibles son cualquier forma de servicio financiero que integra los criterios ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ESG) en las decisiones comerciales o de inversión. Su objetivo es crear un beneficio duradero para los clientes y la sociedad en general.

Estas actividades de inversión apoyan los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Uno de los Objetivos incluye combatir la amenaza del cambio climático promoviendo la transición hacia economías con menos carbono y limitando el aumento de la temperatura promedio global por encima de los 2° C con respecto a la temperatura de la era preindustrial.

Los criterios ESG son cada vez más reconocidos como determinantes críticos del éxito o el fracaso de empresas de todo tipo lo que levanta un interés real por parte de los inversores. Según datos de JP Morgan, las inversiones mundiales hechas incorporando los criterios ESG ascienden ya a los 8.000 millones de dólares con un crecimiento del 17% en EEUU entre 2016-18 y del 8% en Europa.

Es por ello que en los últimos años, varios líderes del sector financiero y de inversiones de todo el mundo se ha mobilizado para promover la incorporación de los criterios ESG en la toma de decisiones de financiación.

El compromiso de HSBC

Como una de las organizaciones de servicios bancarios y financieros más grandes, HSBC aspira a ser un socio global líder en financiamiento, gestión y configuración de la transición hacia un futuro bajo en carbono. Por ello HSBC se ha comprometido a financiar energías limpias, tecnologías y proyectos bajos en carbono que ayudarán a cumplir el Acuerdo Climático de París 2015 y los ODS de la ONU.
El proyecto, que se anunció a principios de este mes, es parte de una promesa del grupo matriz de HSBC Sri Lanka para proporcionar $ 100 mil millones en «financiamiento e inversión sostenibles» para 2025.

«La industria de la confección es una fuente crítica de ingresos para Sri Lanka, y apoyar su transición hacia un desarrollo más ecológico es imprescindible para el crecimiento y la estabilidad a largo plazo de la industria», dijo en un comunicado. «Con este proyecto, HSBC va más allá de la responsabilidad social empresarial transaccional a más de una contribución basada en el conocimiento que beneficia a las comunidades, el medio ambiente y el país en general».

Te podría interesar el artículo: «Camper firma con BBVA un préstamo de financiación sostenible«

El proyecto

El objetivo del proyecto es introducir el desarrollo bajo en carbono en el sector de la confección en Sri Lanka a través del desarrollo de una estrategia de financiación sostenible para el sector de la confección en Sri Lanka que guiará y ayudará a la industria a ser más ecológica.

En el proceso de desarrollo de la estrategia, la UICN Sri Lanka trabajará en estrecha colaboración con el Foro Conjunto de la Asociación de Ropa (JAAF), el Centro Nacional de Producción más Limpia y la Junta de Inversión y también consultará a las empresas líderes del sector en los mercados mundiales.

Los promotores solicitarán la ayuda de agencias reguladoras, gestión de la industria de la confección y auditores ambientales «que estén familiarizados con las operaciones y procesos de la industria», dijo Ananda Mallawatantri, representante de la UICN en Sri Lanka.

Mark Prothero, CEO de HSBC Sri Lanka y Maldivas, dijo que creía que la «intervención basada en el conocimiento» es la mejor manera de garantizar un «cambio impactante y sostenible» a largo plazo.

 

Artículo basado en Sourcing Journal