colaboración circular moda

Moda circular: las marcas no pueden dar el salto solas

Publicado el 20 - marzo , 2024

 

El Informe del Circular Gap Report 2024 afirma que, después de seis años de medir el estado de la circularidad global, es hora de pasar de la teoría a la acción. Esto surge en respuesta al hallazgo de que, a pesar de que el volumen de debates, discusiones y políticas sobre la economía circular casi se ha triplicado en los últimos 5 años, la circularidad global ha caído año tras año: del 9,1% en 2018 al 7,2% en 2023.

Considerando que las reformas de las políticas, las finanzas y el mercado laboral son palancas clave para el cambio, el informe establece acciones clave para los gobiernos y las instituciones financieras en sectores clave del mundo, desde los bienes manufacturados hasta la construcción y la movilidad.

Reformar la moda rápida puede catalizar un sector manufacturero circular

La manufactura es el núcleo de la economía global; lo necesitamos para confeccionar la ropa que llevamos puesta, producir los automóviles que conducimos y fabricar los electrodomésticos que utilizamos a diario. Sin embargo, su impacto medioambiental dista mucho de ser insignificante: la industria de la moda por sí sola es la sexta más contaminante del mundo y representa el 4% de las emisiones globales, y el consumo textil medio de un ciudadano de la UE acumulará una huella de carbono de alrededor de 270 kilogramos en 2020. A medida que la moda rápida (e incluso las marcas de lujo) se guían cada vez más por las tendencias, la producción y el consumo se disparan: el número de prendas compradas por persona aumentó un 60% entre 2000 y 2014, por ejemplo.

En general, estamos atrapados en un ciclo claramente lineal de compra, uso y reemplazo de prendas. Ahora, los estudios muestran que los consumidores tiran en gran medida la ropa que desechan porque están aburridos de ella o sienten que ya no les queda bien: el simple hecho de que las prendas estén desgastadas es sólo un factor en alrededor de un tercio de los casos. Y a pesar de las crecientes preocupaciones ambientales, el dominio de la industria de la moda rápida en el mercado global se expandirá, y las estimaciones sugieren que podría alcanzar un valor de 185 mil millones de dólares para 2027, un salto considerable desde los 106 mil millones de dólares de 2022.

El Informe sobre la brecha en la circularidad 2024 imagina un futuro diferente para la moda: uno en el que las prendas endebles y de moda sean reemplazadas por ropa duradera, fácil de remendar y reciclable, y en el que las empresas ofrezcan comúnmente servicios asequibles como reparación, alquiler y venta de segunda mano. con programas de devolución que facilitan dar una segunda vida a las prendas de vestir. Este futuro también ve un nuevo espíritu de consumo: las personas intercambian, comparten y reciclan su ropa a través de iniciativas lideradas por la comunidad que hacen que vivir un estilo de vida «circular» sea lo más conveniente posible. Los contenedores de donaciones se utilizan como último recurso y la ropa nunca se tira a los contenedores de basura generales.

En un futuro circular, la reparación es algo común.

Esto puede parecer utópico para muchos. Pero si bien nos queda mucho camino por recorrer, iniciativas de este tipo ya están surgiendo en todo el mundo: desde el famoso programa «Worn Wear» de la Patagonia hasta el descuento del 40% de la ciudad de Ámsterdam en reparaciones de ropa para residentes de bajos ingresos. Las marcas defienden cada vez más los materiales y procesos sostenibles, aunque el lavado verde todavía está muy extendido. Es más, la tecnología necesaria para una industria circular (pensemos en el reciclaje de fibra a fibra, por ejemplo) está lista para funcionar.

Al final, sin embargo, el progreso real se ve enturbiado por la incapacidad de escalar: volverse circular en un mundo lineal es casi imposible, y sin la logística, la infraestructura y la mentalidad necesarias firmemente arraigadas en facciones dispares (desde los encargados de formular políticas y los financieros hasta los consumidores)

La transición no puede ocurrir a la velocidad necesaria para abordar de manera significativa el colapso ecológico. Se necesita un aumento de la inversión por parte de actores clave de la industria y un apoyo regulatorio más estricto, o los esfuerzos puntuales de las marcas pueden ocurrir en el vacío y no lograr establecer el estándar para aquellos que se quedan cortos.

Los países de altos ingresos deben reducir la sobreproducción y el consumo

Así que ¿por dónde empezamos? Es hora de “predicar con el ejemplo”, insta el informe: necesitamos ver una acción concertada por parte de los gobiernos y las instituciones financieras si queremos que una industria de la moda circular avance más allá del ámbito de lo “utópico”.

Los países de ingresos más altos enfrentan un conjunto único de desafíos en este camino. Sus residentes son grandes consumidores: el estadounidense promedio, por ejemplo, compra 68 prendas nuevas al año, mientras que los europeos compraron un promedio de 42 prendas nuevas por persona en 2023. Es más, estos bienes se producen en gran medida en otros lugares, lo que genera impactos en el extranjero, como contaminación gravepor el uso de productos químicos peligrosos.

Los países de bajos ingresos también suelen ser los más afectados por la etapa del final de su vida útil: millones de toneladas de ropa desechada se envían a todo el mundo cada año, terminando en los mercados para su reventa o como desechos en vertederos o costas informales de los países menos ricos, principalmente en África (46%) y Asia (41%).

Teniendo esto en cuenta, cambiar las perspectivas de los consumidores y establecer nuevos estándares para la producción sostenible no puede surgir de manera individual. Se necesita una colaboración radical entre los sectores público y privado.

Para ello, el informe recomienda:

Fortalecimiento de los esquemas de Responsabilidad Ampliada del Productor (REP).

Su objetivo es trasladar la carga de la responsabilidad por los productos viejos o desgastados hacia arriba, incentivando a los productores a diseñar productos duraderos y fáciles de reciclar. Aunque los EPR están ganando popularidad (los Países Bajos implementaron un plan para textiles a mediados de 2023, por ejemplo), las versiones actuales no logran extender significativamente la vida útil de los productos ni reducir la proliferación de desechos textiles.

Existe la posibilidad de hacerlo mejor: al modificar las regulaciones actuales, los legisladores pueden garantizar que se alcance todo el potencial de las EPR. Esto podría significar centrar explícitamente los planes en la reducción del consumo de textiles y la expansión del ciclo de vida, implementar criterios de clasificación más estrictos y regulaciones comerciales internacionales para prevenir el colonialismo de residuos y utilizar los fondos recaudados a través del EPR para escalar el reciclaje de fibra a fibra y la infraestructura de clasificación basada en fibra. .

Los esquemas actuales de REP no están reduciendo significativamente los desechos textiles.

Prohibición de la destrucción de bienes no vendidos.

El pequeño (no tan) secreto sucio de la moda: la destrucción de artículos no vendidos. Desde marcas de lujo como Burberry y Coach hasta gigantes de la moda rápida como H&M y Urban Outfitters, la quema, trituración y vertido de prendas nuevas es muy común. Más barato y más fácil que reciclar, las empresas destruyen sus propias existencias sobrantes en un intento de proteger el valor de la marca, o simplemente porque han producido demasiado para vender o almacenar.

La UE tomó medidas enérgicas contra esta práctica a finales de 2023, y se prevé que una prohibición entre en vigor para las grandes empresas en 2025. Si bien este es un paso en la dirección correcta, todavía quedan algunos problemas por resolver: garantizar, a saber, , que la alternativa a la destrucción no es el mero reciclaje (en aislamiento, por ejemplo) o el envío del exceso de existencias para tratarlo en otros rincones del mundo.

Prohibir la publicidad de productos de alto impacto, incluida la moda rápida.

Un mundo sin publicidad parece impensable: nos bombardean con imágenes, desde modelos y maquillaje hasta comida rápida y productos electrónicos, en casi todos los lugares a los que vamos. La prohibición original de la publicidad (implementada para los cigarrillos hace varias décadas) ha tenido resultados prometedores, lo que provocó un debate más amplio sobre la prohibición de la publicidad de productos como la comida chatarra y el alcohol.

Hasta el momento, las conversaciones sobre prohibiciones de la publicidad de moda rápida son mínimas, aparte de las recomendaciones de la Universidad de Amsterdam y la Universidad de Ciencias Aplicadas de Amsterdam al gobierno holandés sobre el tema. Si bien la llamada “publicidad fósil” puede encontrar obstáculos (la legalidad de estas medidas ha sido cuestionada recientemente), las naciones más ricas pueden explorar cómo implementar equitativamente prohibiciones publicitarias para remodelar el comportamiento de consumo de sus residentes.

La publicidad es omnipresente, pero en un futuro circular, este no debería ser el caso.

Exigir una etiqueta de “puntuación” medioambiental para las prendas.

El etiquetado ambiental no es nuevo, pero los esquemas actuales están muy fragmentados, con innumerables certificaciones y etiquetas sólo en Europa. El programa de “etiqueta ecológica” de la UE (un primer intento de armonizarlos) cubre prendas de vestir y textiles, pero solo indica productos que han cumplido sus criterios: las prendas que no cumplen con los estándares no están marcadas públicamente como tales. Los gobiernos podrían explorar una forma armonizada de “calificar” las prendas de vestir que podría permitir a los consumidores comparar opciones fácilmente y tomar decisiones más informadas.

Alentar a los consumidores a cambiar sus hábitos mediante incentivos financieros.

Los viejos hábitos cuestan morir y, para muchos, tirar una prenda vieja y llena de agujeros a la basura parece mucho más conveniente que buscar servicios de reparación o coger una aguja de zurcir. Proporcionar cheques de bonificación o reducir los impuestos sobre los servicios de reparación podría empujar a los consumidores en la dirección correcta, una iniciativa que ya está surgiendo en Europa: Suecia, por ejemplo, ha reducido los tipos del IVA para las reparaciones, mientras que Francia ha lanzado un plan de bonificaciones que ofrece descuentos de hasta euros. 25 por reparación.

Es hora de volver a una vida más sencilla

El Informe sobre la brecha de circularidad de este año establece un alto estándar para el mundo, pero no es más que alentador. En última instancia, es hora de ser audaces y repensar las reglas del juego, y se necesita un cambio de perspectiva por parte de todos, desde los consumidores y las empresas hasta los formuladores de políticas y los financistas.

La visión del informe para el futuro se puede resumir en el conciso “consumir menos pero apreciar más”, que verá el aumento de estilos de vida marcados por la calidad y la conexión sobre la cantidad y el consumo. Incluso si las estadísticas de alto nivel sugieren lo contrario, parece haber un deseo creciente de una vida así: sectores de personas están cambiando la ostentación y el glamour de la vida urbana por entornos rurales, con actividades aparentemente anticuadas como cultivar y conservar alimentos y la confección y reparación de ropa va en aumento.

Sólo el tiempo dirá si, ante el inminente colapso climático, esto puede pasar de ser una tendencia a convertirse en una realidad.

 

Este artículo fue publicado por primera vez por Fashion United.

Ester Xicota

Soy Ester Xicota y tengo más de 15 años apoyando organizaciones en su transición a la sostenibilidad. Trabajemos juntos para diseñar un plan de transformación a la sostenibilidad y la economía circular que sea rentable para tu empresa y positivo para la sociedad y el medio ambiente.

Notas relacionadas

carta abierta a la UE contra PEF en Green Claims Directive
Green Claims Directive: ¿Favoreciendo la Moda Rápida en Detrimento de Ganaderos y Agricultores?
Consumidores moda preocupados por sostenibilidad
¡Atención marketeros! No todas las personas valoran igual la sostenibilidad
h&m y bohoo responden frente al gobierno de uk en sostenibilidad
H&M y Boohoo responden sobre sus avances en sostenibilidad frente a legisladores de UK

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies