El gigante sueco de pulpa y papel ‘Södra’ ha desarrollado un proceso químico que le permite separar textiles mezclados de poliéster y algodón y convertirlos en materias primas para la producción de viscosa y fibra de lyocell como método de reciclaje textil.

El estado del reciclaje textil

Uno de los principales obstáculos para el reciclaje textil a textil es que las telas a menudo están hechas de fibras mezcladas, especialmente algodón y mezclas de poliéster, que históricamente han sido muy difíciles de separar y reutilizar.

Varias empresas de nueva creación afirman haber resuelto este enigma durante la última década, especialmente la firma de tecnología del Reino Unido Worn Again, aunque más recientemente los entrantes como Blocktexx también afirman haber separado las mezclas de algodón y poliéster. Pero hasta ahora, esto solo se ha hecho a pequeña escala con empresas que generalmente buscan licenciar su tecnología, aunque entendemos que Worn Again está a punto de expandir su capacidad piloto.

Södra es un importante productor mundial de pulpa, con ingresos anuales de 2,47 mil millones de dólares. El tamaño e influencia financiera de la empresa puede ayudar a impulsar la rápida ampliación del reciclaje de textil a textil.

El nuevo proceso de reciclaje

La compañía afirma que el nuevo proceso, aún pendiente de patente, es una operación química. Y aunque no se sabe qué tipo de solventes está usando la compañía, Helena Claesson, gerente de proyectos de Södra Innovation & New Business, dijo que «se reutilizan y recuperan durante el proceso».

El objetivo es eventualmente agregar 25,000 toneladas de textiles a la producción de pulpa de la compañía, aunque todavía hay algunas dificultades técnicas que superar. En la actualidad, Södra solo puede aceptar textiles blancos, pero el objetivo es también encontrar una solución de decoloración», dijo la compañía en un comunicado.

El proveedor sueco de servicios de lavandería y textiles Berendsen suministró los textiles utilizados en el proyecto piloto inicial, que comprendía sábanas, toallas, manteles y albornoces al final de su vida útil de hospitales y hoteles.

La compañía dice que puede separar cualquier proporción de poliéster y telas mezcladas de algodón. «También podremos aceptar viscosa y lyocell además de mezclas de polialgodón», dijo Claesson. “Debido al cambio tecnológico en nuestros procesos, necesitaremos grandes volúmenes de textiles. Ahora estamos buscando empresas con ambiciones de sostenibilidad que deseen asociarse con nosotros en la entrega de textiles.

El algodón separado se agrega nuevamente a la formulación de pulpa de madera, el poliéster se utiliza para la recuperación de energía y se incinera en la caldera de recuperación. La energía generada se utiliza para producir la pulpa de disolución y se está investigando la posibilidad de extraer una corriente de productos residuales del poliéster.

En el nuevo proceso, por cada tonelada de textiles que se usa, casi 700 kg se convertirán en nuevos textiles, 300 kWh se convertirán en electricidad (equivalente a 1,200 km con un vehículo eléctrico) y 1,200 kWh para calentar (suficiente electricidad para calentar una casa durante un mes, o para reemplazar 190 litros de aceite) aunque esto depende de la relación de mezcla de fibras.

«Nuestra ventaja es que ya estamos a escala industrial y durante muchos años (hemos sido) un proveedor de pulpa en disolución», dijo Helena Claesson, gerente de proyectos de Södra Innovation & New Business. A diferencia de otros, «no necesitamos construir nuevas instalaciones para comenzar a hacer pulpa con fibras textiles en la mezcla».

Basado en Ecotextile