informes-sostenibilidad-industria-moda

Lo que no dicen los informes de sostenibilidad de las grandes marcas

Publicado el 7 - septiembre , 2023

Durante gran parte de la última década, los defensores de las empresas sostenibles han argumentado que informar sobre las medidas ESG conduciría a un futuro sostenible.

Según Kenneth Pucker, esto no ha sucedido. Esta es la traducción de un artículo de Kenneth Pucker escrito en The Business of Fashion.  Kenneth P. Pucker es profesor de práctica en la Escuela Tufts Fletcher. Ken trabajó en Timberland durante 15 años y se desempeñó como director de operaciones de 2000 a 2007.

Hace poco más de una década, una asociación poco probable entre el gigante estadounidense Walmart y el Patagonia impulsaron una de las primeras grandes coaliciones de sostenibilidad de la industria de la moda, la Sustainable Apparel Coalition (SAC)

Las dos empresas tenían el objetivo de poner fin a los programas ambientales de marca patentados y aislados y lograron convencer  a 19 empresas miembro para formar la  SAC. El objetivo de la organización era estandarizar la evaluación y los informes de sostenibilidad, lo que teóricamente facilitaba que las marcas, los consumidores y los inversores evaluaran y abordaran el impacto ambiental de las empresas. Menos de dos años después, la coalición incluía a 40 empresas que representaban más del 30% del mercado mundial de calzado y prendas de vestir.

Esta rápida aceptación llevó al fundador de Patagonia, Yvon Chouinard, a hacer una proyección audaz sobre las perspectivas de dicha colaboración corporativa para marcar el comienzo de un futuro sostenible. En un artículo de 2011 titulado “La economía sostenible”, publicado en Harvard Business Review, Chouinard, Rick Ridgeway y Jib Ellison escribieron, “nunca antes habíamos sentido el optimismo que sentimos ahora”. Las esperanzas de los autores se vieron alimentadas por herramientas emergentes para medir, valorar e informar sobre los impactos ambientales de las empresas (como la contaminación o las emisiones de dióxido de carbono). Estos incluían el “índice de la cadena de valor” del recién formado SAC (que se convertiría en el Índice Higg) y una herramienta de PWC para poner un valor en dólares al capital natural.

Según Chouinard et al., estos informes corporativos estandarizados permitirían a los inversores comprender mejor el desempeño relativo de las empresas en cuestiones ambientales. Este conocimiento, a su vez, dirigiría “el flujo de capital a empresas conocidas por administrar bien estos costos”, argumentaron. De acuerdo con la teoría del cambio de los autores, más informes continuarían mejorando la divulgación, lo que conduciría a un círculo virtuoso de «self-interested decarbonisation».

Tres años más tarde, Chouinard parecía reivindicado ya que el número de empresas del S&P 500 que emitían algún tipo de informe de sostenibilidad se había triplicado. La industria de la moda desempeñó un papel de liderazgo: como solo un ejemplo, Puma se convirtió en la primera empresa del mundo en ser pionera en una declaración de pérdidas y ganancias ambientales (EP&L), que detalla el valor en dólares de las externalidades como el uso del agua y la contaminación. El progreso ha continuado a buen ritmo. Según la firma de contabilidad KPMG, el 96% de las empresas más grandes del mundo presentan ahora un informe de sostenibilidad.

Desafortunadamente, a diferencia de la profecía de Chouinard, la proliferación de reportajes no ha llevado a un menor daño ambiental. Esto se debe a que el actual sistema no regulado de informes voluntarios no tiene un control de calidad que rija lo que divulgan las empresas. La información proporcionada puede variar de irrelevante a poco confiable, lo que limita la capacidad de los inversores para evaluar los impactos ambientales de las empresas y abre un agujero en el círculo virtuoso anticipado.

Evaluación de 5 informes de sostenibilidad del sector moda-calzado

Para ilustrar esta brecha, Kenneth Pucker revisó una muestra no científica de informes de sostenibilidad de cinco empresas de calzado y prendas de vestir que cotizan en bolsa. Eligió empresas con ingresos de más de mil millones de dólares, un tamaño lo suficientemente importante como para esperar razonablemente que tengan los medios y el ancho de banda para producir un informe de impacto completo. Evitó a los actores más grandes y más regularmente analizados de la industria. El objetivo era simplemente comprender la calidad de los informes de un grupo promedio de empresas de moda en función de la consideración de una métrica ambiental (existencial): las emisiones de gases de efecto invernadero.

Lo que encontró fue confuso y poco convincente. Las empresas informaron sobre medidas a medida, establecieron objetivos para diferentes objetivos, a menudo no proporcionaron información clave y no detallaron planes creíbles para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los informes tenían limitaciones en los siguientes ámbitos:

  • Cobertura:

Las emisiones de gases de efecto invernadero se dividen en tres alcances. Los alcances 1 y 2 contabilizan las emisiones generadas por las propias operaciones de una empresa y la electricidad que compra. Pero para la mayoría de las empresas de moda, lo que realmente importa es el alcance 3, que cubre las emisiones de la cadena de suministro, el uso por parte del consumidor y el final de la vida útil. Por lo general, ahí es donde se produce más del 95%de la huella de gases de efecto invernadero de una marca. Dicho esto, tres de las cinco empresas mencionadas no informaron sobre las emisiones de Alcance 3 (una no informó ningún dato de emisiones). Las dos empresas que divulgaron sus emisiones de Alcance 3 informaron que estas estaban aumentando, en un caso, hasta en un 55% en comparación con el año anterior.

  • •Establecimiento de objetivos:

Tres de las empresas evaluadas no tenían objetivos para reducir sus emisiones (aunque sí destacaron esfuerzos como cápsulas de productos «sostenibles» y objetivos para crear cajas de zapatos reciclables). De las dos empresas con objetivos de reducción específicos, una tenía como objetivo alcanzar cero emisiones netas para 2040, una meta establecida para 2030 en el informe anterior de la empresa. La otra (la empresa de más alto perfil que se examinó) planea reducir sus emisiones en un 60 % para 2030, pero tuvo en cuenta el crecimiento centrándose en su intensidad de Alcance 3 (o sus emisiones de carbono por unidad de ganancia). Incluso según esa métrica, la huella de la empresa ha ido en aumento.

  • • Integridad de los objetivos:

Las dos empresas con objetivos específicos de reducción de emisiones han establecido o están buscando establecer objetivos con la Science Based Targets Initiative (una ONG que define y promueve las mejores prácticas para los objetivos climáticos corporativos). Generalmente se considera que la aprobación de la organización da a los compromisos corporativos un barniz de credibilidad, pero los críticos argumentan que a menudo son menos ambiciosos y concretos de lo que parecen. Por ejemplo, SBTI no toma en consideración las emisiones históricas y permite objetivos de intensidad para el Alcance 3, lo que permite aumentos continuos de las emisiones. Como ha señalado Allen White, cofundador de Global Reporting Initiative, que establece estándares de sostenibilidad, “la medición de la sostenibilidad sin este contexto simplemente no es una medición de la sostenibilidad”.

  • Un Plan:

Los objetivos por sí solos son insuficientes. Según un estudio, el 93% de las empresas con objetivos de emisiones netas cero no alcanzarán sus objetivos si no duplican al menos el ritmo de reducción de emisiones para 2030. Y, sin embargo, ninguna de las empresas analizadas proporciona una hoja de ruta sobre cómo pretenden hacerlo. para cumplir con sus objetivos de emisiones (si tienen uno). Si bien una marca ofrece un menú de ideas de reducción de Alcance 3 (incluido el cambio a materiales alternativos y agricultura regenerativa), no establece una estrategia coherente para cumplir sus objetivos.

Si bien la presentación de informes no financieros acaba de hacerse obligatoria para las grandes empresas que cotizan en bolsa en la UE, sigue siendo voluntaria en Estados Unidos (una propuesta de la SEC para hacer obligatorios los informes de emisiones de carbono sigue en proceso de cambio). Una carta de la Asociación Estadounidense de Ropa y Calzado (AAFA) expresó su apoyo a la presentación de informes sobre las emisiones de Alcance 1 y 2, pero no las emisiones de Alcance 3, mucho más importantes, de la industria.

Incluso si las empresas de moda revelaran fielmente sus emisiones de gases de efecto invernadero, no está claro si hacerlo aceleraría la descarbonización. Como solo un ejemplo, considere el impacto del intercambio obligatorio de información sobre el recuento de calorías en las cadenas de comida rápida de EE. UU. Según un estudio, la disponibilidad de esta información no cambió el consumo de calorías.

Para lograr una descarbonización real de la industria de la moda, lo que se necesita es una combinación de divulgación obligatoria y uniforme y consecuencias para los resultados. La obligación de informar sobre las emisiones de gases de efecto invernadero impuesta a las empresas públicas de la UE es un paso positivo, pero debe ir acompañado de otras medidas, como un precio significativo del carbono o sanciones por falta de progreso. En ausencia de tal acción combinada, las emisiones de la moda seguirán creciendo sin cesar.

 

Ester Xicota

Soy Ester Xicota y tengo más de 15 años apoyando organizaciones en su transición a la sostenibilidad. Trabajemos juntos para diseñar un plan de transformación a la sostenibilidad y la economía circular que sea rentable para tu empresa y positivo para la sociedad y el medio ambiente.

Notas relacionadas

inundaciones asia cambio climatico y moda textil
Detalle de los impactos (y los costos) del cambio climático en los principales países productores de prendas de vestir
químicos textiles legislación UE moda sostenibilidad.jpg
La estrategia de la UE sobre sustancias químicas sostenibles: ¿Qué debe tener en cuenta el sector textil-moda?
legislación sostenibilidad y moda USA
Los legisladores en Washington se proponen luchar contra el impacto ambiental del fast fashion

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies