¿Qué te viene a la mente cuando escuchas las palabras «moda ética» o “moda sostenible”?

Para algunas las personas, estas palabras evocan imágenes de prendas feas, de estilo “hippie” de material áspero y poco agradable y, además, piensan que va a ser más caro. Básicamente la moda sostenible está muy mal posicionada como un grupo de productos: feos, caros y de mala calidad.

Pero para otro grupo de personas, la moda sostenible es una oportunidad para consumir sin culpa y cada vez hay más consumidores buscando e informándose sobre el tema.  Según una investigación de Common Objective, las búsquedas de Google de «moda sostenible» han crecido un 46% y las de «moda ética» un 25% en los últimos seis años.

Ciertamente la palabra «sostenible» o «ética» parece ser una muy buena estrategia para llamar la atención de los consumidores.  Pero ¿los compradores están encontrando lo que quieren? ¿Realmente estamos ofreciendo el valor que prometemos?

Cuando se trata de marketing, hay muchas razones por las que la «moda sostenible/ética/ecológica» no tiene el mismo peso que términos similares usados en otras industrias. ¿Cuáles son las razones para esto?

1. El consumidor no entiende qué quiere decir «sostenible» o «ético»

Las fallas con la moda rápida no son inmediatamente obvias para el amante de la moda promedio. Los materiales a base de plástico están ocultos detrás de nombres inteligentes que no son familiares para la persona. Entonces, cuando hablamos de moda ética o moda slow (o cualquiera de sus derivados), el consumidor no puede percibir cuál es el beneficio de esa prenda frente a otra de fast fashion y solo ve

Otra razón por la que el consumidor no entiende la «moda sostenible» es que es muy difícil entender los signos de mejores prendas. Por un lado se necesita un ojo entrenado y tiempo para leer etiquetas y conocer proveedores y, por el otro, es necesario conocer las certificaciones y poder compararlas. Aunque el desconocimiento sobre estos temas se reduce día a día, aún es muy difícil para la persona promedio entender estos símbolos y no quedar confundido.

Esta es una tarea difícil para el marketing de moda. Existen varias opciones para solucionarlo y pasan por ofrecer experiencias e información próxima que apele a la parte emocional. Las más populares son las activaciones que muestran videos y experiencias  digitales a través de códigos QR u otros.

2. El consumidor no conoce el beneficio que aporta la moda sostenible.

Existen beneficios claros en la elección de marcas de ropa que operen de manera más sostenible, pero el consumidor no las percibe directamente en su salud, en su estilo o en su ahorro a largo plazo.

Debemos conseguir que las iniciativas éticas se difundan de una manera que agregue valor a su cliente. Un buen paralelismo de este punto, crucial para el marketing de moda sostenible,  podemos encontrarlo en la comida orgánica.

Durante mucho tiempo la comida sostenible se posicionó como productos más ecológicos y la categoría no despegaba. Fue cuando los equipos de marketing apostaron por conectar la comunicación con los temas que realmente preocupan a sus consumidores: la salud y el buen sabor.

Tu marca debe enfocarse en destacar los atributos que valora el cliente: diseño, accesibilidad, buena relación calidad-precio.

 

Este contenido está restringido a miembros. Si ya eres usuario, por favor, inicia sesión. Si aún no eres usuario, ¡regístrate!

Usuarios Existentes Entrar
   
Registro de Nuevo Usuario
*Campo Obligatorio
Powered by WP-Members