reciclaje-moda

Avances y retos del reciclaje textil para una moda circular

Publicado el 23 - julio , 2019

Las empresas textiles de todo el mundo están pensando seriamente sobre cómo implementar la economía circular. Los conceptos de economía circular y cerrar el círculo han estado encima de la mesa por mucho tiempo pero es a partir del esfuerzo de la Fundación Ellen MacArthur que la conciencia sobre este tema ha aumentado.

Aunque la moda circular es más que reciclaje, y debemos enfocarnos en alargar la vida útil de los productos y sus componentes así como desintoxicar nuestros procesos, el reciclaje es un proceso esencial si queremos conseguir un sistema circular en el textil y la moda.

Este artículo busca poner al día los avances del reciclaje de textiles así como los retos que aún nos enfrentamos para poderlo realizar a gran escala.

El rol del reciclaje en la moda circular

Reciclar significa descomponer un producto o material a sus materias primas que se utilizan después para hacer nuevos productos.

Los negocios basados en el reciclaje utilizan el principio de creación de valor a partir del residuo. En la industria de la moda, la parte final del ciclo de vida ha sido siempre muy linear.  No se han buscado estrategias de reciclaje a gran escala hasta inicios de este ciclo,

Los principales flujos de residuos textiles que se reciclan son:

  • textiles post industriales (básicamente retazos y residuos del corte)
  • textiles de pre-consumo (prendas retornadas y estoc restante)
  • textiles post consumo (prendas usadas que no se pueden reusar)

Existen diferentes tecnologías disponibles para recuperar los diferentes tipos de fibras y, dependiendo de la tecnología utilizada, el producto puede ser usado como nuevo hilo para textiles (reciclaje de alto valor) o bien las aplicaciones de down-cycling que permite crear productos no hilados, materiales compuestos y materiales de aislamiento).

 

¿Cuántos tipos de reciclaje textil existen?

Hay diferentes procesos para diferentes tipos de fibras pero esencialmente podemos definir dos tipos de reciclaje, el reciclaje mecánico y el reciclaje químico.

El reciclaje mecánico es un proceso que tritura la fibra para volver a hilarla de nuevo. No se introduce ningún tipo de químico para conseguir el reciclaje.

En este caso, se necesita que sea bastante homogénea, casi al 100%, para después ser hecha fibra y volverla a hilar y tejer.

  • El reciclaje mecánico de algodón, por ejemplo, existe desde hace más de 100 años. Para conseguir un producto de buena calidad, la práctica era mezclar la fibra de algodón reciclado con fibra virgen para conseguir una fibra más larga y fuerte.  Hoy en día ya hay empresas que desarrollan hilos 100% de algodón reciclado.
  • En el caso del polyester, el reciclado involucra el triturado del tejido para después derretirlo e hilarlo y extruirlo de manera líquida. Para eso, la solución líquida se ubica en un contenedor de metal y se fuerza a la solución a pasar por sus minúsculos agujeros. Para cada tipo de fibra de polyester hay un tipo especial de reciclado.

El reciclaje químico es un proceso muy diferente del mecánico y requiere de tecnologías e insumos completamente diferentes . De todas maneras, el principio es el mismo.

Las fibras se trituran y se reducen a sus componentes químicos básicos (monómeros, polímeros o celulosa), se eliminan las impurezas, y los componentes se construyen para crear fibras de nuevo.

Hay varios tipos generales de procesos de reciclaje químico. Cuál se usa depende de cuál sea el material inicial y el resultado final deseado. Ellos son:

  • Glucólisis: este proceso combina poliuretanos industriales y posconsumo mixtos con dioles comonómeros (como el etilenglicol) a altas temperaturas, lo que provoca una reacción química que crea nuevos polioles.
  • Hidrólisis: este proceso crea una reacción entre los poliuretanos usados ​​y el agua, lo que da como resultado polioles y varios productos químicos intermedios. Los polioles se pueden utilizar como combustible y los intermedios como materia prima para poliuretano.
  • Pirólisis: La aplicación de altas temperaturas en un ambiente libre de oxígeno descompone los poliuretanos para crear gas y aceites.
  • Hidrogenación: similar a la pirólisis, la hidrogenación crea gas y aceite a partir de poliuretanos usados ​​a través de una combinación de calor, presión e hidrógeno.

Los polioles se separan de los otros compuestos. Se limpian y condensan en polvo o gránulos, luego se usan para crear un nuevo material de recubrimiento. Estos polioles «nuevos» mantienen las propiedades y la funcionalidad de los polioles originales y se pueden usar de la misma manera que el material original.

La mayoría de proyectos de reciclaje químico aún tienen poca escala y en el caso de los «coatings» o revestimientos, sigue siendo caro, sufre de problemas logísticos y falta de flexibilidad en los procesos. Es por ello que  se han construido pocas plantas. Las que se han construido son pequeñas y  hace que el reciclaje sea imposible para la mayor parte del mercado.

Existen algunos que ya están en fases más avanzadas (aunque no para coatings). Por ejemplo,  Worn Again ha conseguido financiamiento para poder escalar su tecnología y poder reciclar a una escala ya mayor. También, VTT, un centro de investigación finlandés, anunció que ha creado Infinited Fiber, una empresa que puede reciclar el residuo de algodón a partir de una disolución con celulosa. Renewcell surge de un grupo de científicos del Instituto Real de Tecnología de Estocolmo, que había estado investigando formas más eficientes de producir bioetanol al encontrar una nueva forma de descomponer la celulosa. A medida que avanzaba el trabajo, se dieron cuenta de que su método podría tener éxito en la descomposición de la celulosa en algodón y viscosa.

Una cosa interesante de esta tecnología es que es aplicable a las fábricas de fibra de celulosa y viscosa existentes (ahorrando así los costos de inversión y disminuyendo los riesgos).

Adicionalmente, los fabricantes de fibra de viscosa se deshacen del disulfuro de carbono CS2, uno de los productos químicos más complejo y peligroso que están utilizando.

Los retos del reciclaje de textiles

1. Clasificación

Actualmente es difícil separar los diferentes textiles en grupos para que puedan ser fácilmente reciclados. Muchos de los textiles tienen fibras mezcladas (los llamamos blends).

Muchas tecnologías no permiten el reciclado de fibras mixtas lo que hace necesario detectar y separar las fibras antes de poder ser recicladas. El primer reto es averiguar cuáles son los componentes de un tejido y el segundo, es conseguir separar estas fibras.

Existen proyectos y tecnologías que ya están resolviendo estos  problemas. Por ejemplo, el proyecto Worn Again ha desarrollado una tecnología para separar el algodón del polyester para que puedan ser reciclados cada uno por su lado.

Fibersort es una tecnología que clasifica automáticamente grandes volúmenes de textiles mixtos post-consumo por tipo de fibra. Una vez clasificados, estos materiales se convierten en materiales de entrada confiables y consistentes para recicladores textiles.
Según el informe Sorting for Circularity de Fashion for Good, para que los textiles puedan reciclarse deben:
  • Estar compuestos por materiales puros, es decir, que cuenten al menos con un 80% de una sola fibra.
  • Las fornituras deben ser limitadas y ser fáciles de retirar
  • El artículo debe ser monocolor.

Pero solo el 32% de los residuos de una capa recogidos anualmente en Europa no cuenta con cremalleras, lentejuelas o botones. “Aunque es posible físicamente eliminar estos elementos, no es seguro que sea una opción viable desde el punto de vista financiero”, explica Fashion for Good.

 

2. Escala y Competitividad

Es necesario que todos los proyectos e iniciativas de reciclaje textil puedan proveer en cantidades suficientes y a precios competitivos a las marcas. Para eso estos proyectos deben escalarse para poder abaratar los costos.

¿Quién va a financiar los proyectos ya sean a gran escala o en formato de piloto para que se puedan desarrollar las tecnologías?

Serán las propias marcas o bien inversores independientes. En la actualidad estamos viendo mucha colaboración entre marcas para hacer que estas tecnologías tomen escala y sean competitivas, así que estamos viviendo un momento en donde son las marcas o productores intermedios los que están promoviendo el desarrollo.

3. Logística

Hacer la conexión entre la recogida post-consumo, la clasificación y los recicladores presenta importantes retos logísticos. Si hablamos de los materiales mixtos o blends, la logística es aún más compleja ya que requieren un tratamiento intermedio para poder separar las fibras antes de ser reciclados.

Para resolver estos retos es clave que los actores en el proceso colaboren estrechamente. Es poco probable que que una empresa pequeña pueda ser exitosa con un reciclado químico a no ser que forme algún tipo de colaboración o acuerdo de licencia con un negocio de producción de fibra.

4. Desarrollo tecnológico

Como hemos visto, para poder cerrar el círculo por el lado del reciclaje, es necesario que se desarrollen tecnologías para recolectar, clasificar, reciclar la fibra y convertirla en un hilo de alto valor. Es crítico que todas estas tecnologías se desarrollen de manera simultánea para conseguir que el sistema pueda funcionar.

Aspectos de salud y seguridad

Los procesos de reciclado, especialmente los químicos, requieren de nuevos productos como solventes y otros. ¿Cómo van a procesarse los residuos potencialmente peligrosos de estos procesos? y ¿Los nuevos materiales cumplirán con los estándares de seguridad química para el consumidor?

5. El mercado para productos reciclados

Podemos recuperar más textiles ya sea post industriales, de pre-consumo o de post- consumo y reciclarlos, pero es necesario que exista una demanda para estas fibras. Por suerte, cada vez es mayor la demanda de material reciclado lo que facilita el desarrollo de empresas y productos de más alta calidad.

 

Si las empresas se centran en la recolección y el reciclaje para todo el residuo textil, sin dejar espacio para el reuso y la reparación, el sistema no aprovechará el potencial que tiene la economía circular .  Conoce cómo puedes iniciarte en la moda circular con mi curso de economía circular en la industria de la moda.  

 

Ester Xicota

Soy Ester Xicota y tengo más de 15 años apoyando organizaciones en su transición a la sostenibilidad. Trabajemos juntos para diseñar un plan de transformación a la sostenibilidad y la economía circular que sea rentable para tu empresa y positivo para la sociedad y el medio ambiente.

Notas relacionadas

inundaciones asia cambio climatico y moda textil
Detalle de los impactos (y los costos) del cambio climático en los principales países productores de prendas de vestir
químicos textiles legislación UE moda sostenibilidad.jpg
La estrategia de la UE sobre sustancias químicas sostenibles: ¿Qué debe tener en cuenta el sector textil-moda?
legislación sostenibilidad y moda USA
Los legisladores en Washington se proponen luchar contra el impacto ambiental del fast fashion

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies