moda capitalismo desigualdad decrecimiento

¿Por qué la industria de la moda no logra ser sostenible y qué debe hacer para cambiarlo?

Publicado el 27 - enero , 2024

Durante algunos años, especialistas, activistas y consumidores le han pedido a la industria de la moda que sea «justa», «sostenible», «circular» o, últimamente, «regenerativa». Las «soluciones» deberían haberse encontrado al cambiar materiales, mejorar tecnologías de reciclaje, adquirir certificaciones de comercio justo, medir impactos del ciclo de vida y hacer planificación de biodiversidad, entre muchas otras.

Y la industria, con muy poca decisión y compromiso, ha tratado de seguirlas. Ha habido una inversión en nuevos materiales derivados de plantas, micelio, células animales cultivadas y microbios. Un grupo de empresas dedicadas a la fabricación de materiales de próxima generación recaudaron al menos 456,75 millones de dólares en 2022. También hay muchas iniciativas y premios para fomentar el desarrollo de nuevos negocios y soluciones; el sector se ha organizado en torno a varias organizaciones, organizó muchos eventos de la industria y firmó magníficos acuerdos de la industria como el Pacto de la Moda, la Carta de la Industria de la Moda para la Acción Climática y sus nuevos compromisos en la COP26. Finalmente, y tarde, los gobiernos están comenzando a legislar.

Pero esto no es suficiente. Siguen surgiendo problemas que demuestran que los avances son marginales y profundamente ineficaces.

Se estima que el sector de la moda aún representa entre el 6% y el 8% de las emisiones y está altamente contaminado con productos químicos tóxicos, enfermando a los trabajadores en toda la cadena de valor. Además, los materiales utilizados en la industria destruyen los bosques, la biodiversidad, el agua y los océanos. Cada año, los ciudadanos desechan un potencial de 460 mil millones de dólares en valor cuando desechan prendas que todavía son utilizables, y la mayoría de prendas de vestir se desechan después de 7 a 10 usos. Incluso la recuperación de textiles de segunda mano no funciona y contamina masivamente el medio ambiente en vertidos ilegales en África, Asia y América Latina; las prácticas de compra agresivas e inmorales están estrangulando el cuello de los productores y trabajadores de la confección, tanto en el Norte como en el Sur, e incluso las supermodelos están sometidas a la perversa dinámica de este sector.

En conclusión, las marcas de moda no están logrando los resultados que prometieron en los grandilocuentes acuerdos sobre emisiones de carbono, desigualdad de género y erradicación del trabajo esclavo.

Una industria insostenible por diseño.

Para entender por qué el verdadero cambio no está sucediendo, debemos profundizar en su entorno institucional y cultural. Lo que encontramos es que la industria está estructurada para dirigir a las empresas y los consumidores hacia un crecimiento perpetuo de la producción y el consumo, lo que hace imposible sostenerse dentro de los límites planetarios. Además, se basa en acuerdos comerciales injustos entre productores y compradores, lo que impide la verdadera convergencia de los países del Sur.

Exploremos estos argumentos.

 

1. La moda funciona con un sistema comercial injusto

La industria de la moda es «dirigida por el comprador» (buyer driven). Las grandes marcas y minoristas se encuentran en países del Norte Global que se encargan de la creación de marcas, el diseño y el marketing. Deciden qué se produce, dónde se hace, a qué velocidad y a qué precios. Estas empresas subcontratan la producción a la «cadena de montaje global» que opera a través de redes de producción descentralizadas y escalonadas de contratistas en docenas de países de todo el mundo. La mayoría de estos productores se encuentran en Asia, América Latina y África. Son principalmente pequeñas empresas que trabajan para diferentes proveedores y subcontratan a socios y proveedores.

En 2019, los sectores textil y de la confección combinados emplearon aproximadamente a 91 millones de trabajadores en todo el mundo, 50 millones de los cuales eran mujeres. Esto convierte al sector textil en el tercer mayor empleador a nivel mundial, después de los alimentos y la vivienda. Sin embargo, el empleo y la rentabilidad en estos países dependen de salarios bajos, malas condiciones de trabajo y alta inestabilidad.

Por su parte, las marcas de moda venden sus productos a precios del Norte, capitalizando la capacidad de los consumidores para pagar precios comparativamente más altos. Según la Campaña Ropa Limpia (Clean Clothes Campaign), solo alrededor del 3% del precio que paga por una prenda va a los salarios de producción, perpetuando la pobreza estructural en los países productores.

La desigualdad es palpable en las asimétricas dinámicas de poder que dan a los productores del Sur poco poder de negociación y la disparidad entre los salarios pagados a los trabajadores de las fábricas y los precios de los productos finales.

Pero las asimetrías no se detienen aquí.

La industria requiere considerables materias primas de la agricultura, la ganadería, los bosques y los combustibles fósiles. El suministro de estos recursos proviene, en proporciones masivas, del Sur. Por ejemplo, China e India son las principales áreas agrícolas que proporcionan casi el  50% del algodón; más del 50% del polyester y el 65% de la viscosa provienen de China; alrededor del 50% de la producción mundial de cuero proviene de China, Brasil, Rusia e India. Si rastreamos materiales de lujo, vemos que China (nuevamente) y Mongolia producen el 75% del cachemira; China e India producen el 97% de la seda del mundo; el 80% de la fibra de alpaca proviene de Perú, y Sudáfrica representa casi la mitad de la producción mundial de mohair.

La explotación de los recursos causa la contaminación del medio ambiente. Alrededor del 90% de las 5,8 millones de toneladas de ropa usada y residuos textiles de los países europeos han estado llegando a África (46%) y Asia (41%) a través de exportaciones. Esto crea vertederos masivos de textiles que contaminan el aire y el agua y representan una amenaza para la salud y el bienestar de las personas, creando zonas de sacrificio sustanciales.

Y las consecuencias no se harán esperar pero está claro que aunque hagan perder mucho dinero a la industria (se estima que unos 65 millones de dólares), y ya está afectando seriamente hasta la salud de las personas que trabajan en las marcas, lo peor de todo será el impacto en la población más desfavorecida.

Aquí una reflexión de 3 productores del Sur Global de la mano de Business of Fashion

2. La moda depende de un crecimiento constante

Según las proyecciones actuales de crecimiento, las emisiones del sector textil aumentarán a 1,588Gt para 2030, muy por debajo del ritmo necesario para lograr una reducción del 45% en las emisiones. Hay empresas que llegan a producir 40millones de prendas en países de 60 millones de habitantes, y eso es solo 1 empresa. La receta del World Resources Institute para cumplir con los compromisos es tan simple como esto: introducir tecnologías más eficientes y utilizar energía renovable. Sin embargo, estas recomendaciones no son factibles ni respaldadas por evidencia científica.

Los datos sugieren que cuando las tecnologías se vuelven más eficientes en el uso de energía, las industrias tienden a utilizar más de ese recurso, a menudo compensando las ganancias ambientales anticipadas (paradoja de Jevons). El último informe de WRAP demuestra este efecto. Según este informe, las empresas signatarias habían reducido el impacto de carbono por tonelada de sus textiles en un 12% y el agua en un 4% entre 2019 y 2022. Sin embargo, un aumento del 13% en el volumen de textiles producidos y vendidos ha anulado los beneficios de los esfuerzos. El aumento en las tasas de producción significó un aumento del 8% en el uso total de agua durante el período, mientras que la reducción de carbono se situó en apenas un 2%.

En segundo lugar, no hay evidencia que respalde que el desarrollo tecnológico de tecnologías de captura de carbono sea una trayectoria factible para lograr objetivos de reducción de emisiones. Pero, incluso si existieran, la adopción de nuevas tecnologías por parte de la industria de la moda es demasiado lenta para ser efectiva. Según datos de 30 marcas de ropa y calzado, el WRI calculó que aproximadamente el 96% de las emisiones de estas marcas de moda son emisiones del alcance 3. Esto significa que provienen de la cadena de valor.

Los productores han sido obligados a aumentar su eficiencia, reducir su impacto ambiental y mejorar las condiciones sociales, pero las inversiones están fuera de su alcance si todavía tienen que mantener bajos precios y combatir la inestabilidad del mercado. También se han quejado de que las marcas de moda hacen afirmaciones verdes en el mercado pero no participan activamente en la financiación e implementación de estas mejoras. ¿Qué han hecho la mayoría de las marcas de moda? A pesar de su compromiso, han negado constantemente su apoyo en la transición.

En tercer lugar, incluso si pudiéramos hacer la transición a energías renovables, la transición energética actual se basa en la instalación de tecnologías que consumen recursos materiales críticos, crean contaminación ingobernable o afectan la salud y los medios de vida humanos, especialmente en comunidades desfavorecidas. Por ejemplo, la producción de energía solar depende de recursos ubicados en zonas de conflicto o entornos frágiles, lo que lleva a la explotación de recursos, violaciones de los derechos humanos y degradación ambiental. El reciclaje de baterías utilizadas en sistemas solares o turbinas eólicas requiere tecnología especializada, infraestructura y sistemas logísticos que no están disponibles en todas partes, lo que lleva a una acumulación inadecuada de residuos, planteando riesgos ambientales y de salud.

Además, estos aerogeneradores fragmentan territorios y ecosistemas, desplazando a comunidades vulnerables de sus hábitats en el Norte y el Sur.

La energía solar también exige un uso significativo del suelo para la instalación de paneles solares, lo que lleva a la conversión del suelo, invadiendo hábitats y áreas agrícolas y contribuyendo a la pérdida de hábitats para la vida silvestre. Según un estudio sobre la conversión del suelo debido a la instalación de energía solar, una penetración del 25 al 80% de energía solar en la mezcla de electricidad para 2050 puede llevar a una ocupación del 0.5 al 5% del total del suelo, lo que resulta en una emisión neta de carbono que va de 0 a 50 gCO2/kWh.

En conclusión, si bien la energía solar y eólica representan pasos prometedores hacia un futuro más sostenible, estas tecnologías impactan significativamente a las personas y al medio ambiente, y sus efectos se ven anulados por el crecimiento continuo en la producción y el consumo. Por lo tanto, es poco probable que podamos lograr el desacoplamiento (ya sea relativo o absoluto) del uso de recursos a escala global si el crecimiento económico continúa.

 

3. La moda está colonizada

La visión occidental de la moda es que tiene una naturaleza siempre cambiante (rápida) y una búsqueda constante de novedad. Cualquier cosa que no siga esta trayectoria no puede ser considerada moda. En este contexto, los trajes se perciben como insensibles a la estética y «congelados» en el pasado, por lo tanto, no son moda. Esto conduce al marginamiento y la exotización de la vestimenta tradicional y sujeta a la apropiación de sus diseños, motivos y elementos culturales. Esta visión «colonizada» de la moda, al igual que cualquier otra perspectiva darwinista social, posiciona la idea occidental de moda (y cultura) en la cima de la jerarquía.

Además, la cultura occidental entiende la moda como un emprendimiento comercial, y el producto y su experiencia están mercantilizados. Sin embargo, la moda trasciende los límites del mero negocio. Es un canal para la expresión artística, un espejo que refleja identidades culturales, un vehículo para el empoderamiento personal y un lenguaje de comunicación. Reducir la moda a una mercancía socava su potencial como fuerza para la creatividad, la autoexpresión y la transformación societal.

Por lo tanto, podemos ver un desequilibrio inherente en el intercambio de recursos, impactos en la salud y activos culturales entre las naciones económicamente «avanzadas», a menudo occidentales, y los países menos desarrollados o del Sur, típicamente no occidentales.

Si las cosas continúan así, nunca podremos mejorar las condiciones laborales o la protección ambiental en las áreas de producción al nivel que tienen los países del Norte (la llamada «convergencia») porque el sistema está construido en un patrón que requiere que estas áreas estén subyugadas a las prácticas del comercio internacional. Todavía estamos en un sistema colonizado donde los países del «núcleo» (el Norte) explotan los recursos y las personas de la periferia (el Sur) a través de acuerdos comerciales y las falsas promesas de un futuro proceso de convergencia a través de «oportunidades de empleo» y «desarrollo económico».

 

Soluciones para una moda sostenible

A la luz de esto, nos encontramos en un momento crítico donde nos damos cuenta de que si realmente queremos cambiar la industria y convertirla en una «sostenible», debemos realizar cambios profundos más allá de herramientas, certificaciones y compromisos. Debemos dejar de aplicar paliativos que desvíen recursos de lo que se necesita.

Es esencial embarcarnos en un proceso de «descolonización» de nuestros imaginarios y nuestros arreglos comerciales, y desafiar las normas y narrativas establecidas que han enmarcado la moda, soltando las cadenas del régimen de crecimiento.

Alcanzar umbrales sociales sin sobrepasar los límites planetarios requiere abordar la riqueza y el consumo excesivos en los países del Norte y garantizar que se satisfagan las necesidades básicas y el bienestar en el Sur.

Las marcas de moda deben hacer la transición de una mentalidad centrada en el crecimiento a una que no necesite crecimiento y consumo para prosperar. La industria debe florecer dentro de los límites planetarios; los ciudadanos deben poder satisfacer sus necesidades fundamentales (no una nueva pieza de tela tóxica cada semana) y contribuir a una transformación colectiva y apreciación cultural.

En el Sur, los productores y trabajadores deben desvincularse de la industria. Eso quiere decir, dejar de producir productos que no se necesitan para países de afuera y empezar a producir lo que sí se necesita en el país para generar calidad de vida en su población: hospitales, escuelas, comida saludable, infraestructuras sostenibles, etc. Es más fácils decirlo que hacerlo, y requiere mucho más que una acción individual del productor. Requiere el esfuerzo coordinado de organizaciones industriales y gobiernos, lo cual es extremadamente difícil de hacer en estos países con institucionalidades muy débiles y altamente corruptos (dominados por los poderes del Norte) Es hora de recuperar el poder y decidir qué vale la pena producir y para quién.

Como consumidores y diseñadores, descolonizar nuestra mentalidad requiere reconocer y respetar las diversas y profundas expresiones culturales más allá de los límites comerciales de la moda, otorgando a los trajes tradicionales el reconocimiento que merecen en el contexto más amplio de la moda. Necesitamos abrirnos a narrativas viejas-nuevas. En un mundo de moda nuevo y reimaginado, la ropa no es solo una mercancía, sino una celebración de la creatividad y expresión humana.

La moda es y siempre ha sido mucho más que solo glamour y negocio. Es una forma de expresión, una herramienta de rebelión. Recuperemos este espíritu para cambiar cómo pensamos sobre la moda honestamente, las relaciones comerciales internacionales y la sostenibilidad.

Nota: Los datos presentados en este artículo sobre sostenibilidad en la industria de la moda deben ser abordados con precaución debido a importantes desafíos metodológicos y preocupaciones sobre la confiabilidad de los datos. El estado actual de los datos disponibles para este sector plantea preguntas sobre la precisión y la exhaustividad de los hallazgos y exige más investigación. Se recomienda a los lectores que consideren las limitaciones y posibles sesgos en los datos.

Ester Xicota

Soy Ester Xicota y tengo más de 15 años apoyando organizaciones en su transición a la sostenibilidad. Trabajemos juntos para diseñar un plan de transformación a la sostenibilidad y la economía circular que sea rentable para tu empresa y positivo para la sociedad y el medio ambiente.

Notas relacionadas

inundaciones asia cambio climatico y moda textil
Detalle de los impactos (y los costos) del cambio climático en los principales países productores de prendas de vestir
químicos textiles legislación UE moda sostenibilidad.jpg
La estrategia de la UE sobre sustancias químicas sostenibles: ¿Qué debe tener en cuenta el sector textil-moda?
slavery work uigur fashion
Productos de moda hechos con trabajo forzoso uigur podrían estar entrando en el mercado de la UE

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento a nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies